El orden de los factores

Nos han engañado. Vinimos con la intención de huir del calor y resulta que la temperatura de Kassel está 10 ºC  por encima de Madrid. La ola de bochorno sahariano nos ha seguido y hoy se ha cebado en nosotros.

El día de Giesen y Marbourg es un día de tren y aquí decir tren y decir quedarnos dormidos durante el trayecto son concpetos paralelos. Queimg_6624damos en las escuelas – lo normal – nos reunimos a la hora – lo normal – y salimos hacia Giesen a las 8:30 de la mañana. El viaje es largo pero se aprovecha…., durmiendo.

Giesen tiene universidad y tiene tamaño como para sostener la vida animada que tienen aquí las ciudades medias alemana. A nosotros lo que nos trae a Giesen es el Matematikum, ese museo de matemáticas interactivas que nos recuerda a muchos el llorado Caixa Forum de nuestra infancia (la suya, no la mía).

Los experimentos tienen mucho de reto y nuestro grupo se los tomó con espíritu deportivo así que en ocasiones sorprendía ver cómo nadie se levantaba de la mesa hasta encontrar la clave, resolver el puzle o poner en orden la serie.  Al final tuvimos que ampliar el tiempo de estar allí porque quedaba museo por ver y terminamos más tarde que nunca.

img_6629De nuevo vuelta al tren y desandar nuestro recorrido para parar en Marburgo. Una de las ciudades “tipicamente alemanas” de las que visitamos en el intercambio. Subimos la ciudad (literal) y en la plaza nos dispersamos para recorrerlas, almorzar, visitear y hacer algunas compras. El tiempo aquí siempre se nos queda un poco corto, subir al castillo y ver algunas tiendas recorriendo las calles quizás precisara de una hora más. En cualquier caso y con los deberes a medio hacer nos reunimos en la plaza.

img_6671Volver a la estación del tren es siempre una aventura en esta ciudad. Unas veces porque alguien se retrasa – esta vez -, otras veces porque nos eternizamos bajando, otras tantas porque el horario de trenes es muy estrecho, el caso es que nos toca correr siempre. Aunque cambien los factores el resultado es el mismo…, una carrera para llegar al tren. Y como siempre. Llegamos. Nuestros correspondientes nos esperaban en la estación y con ellos terminamos el día. Cada cual a sus quehaceres.

img_6680

A nosotros los profesores nos llevaron de salida musical y la verdad es que tanto el garito como la música merecieron la pena. Para empezar visitamos para cenar una especialidad alemana con un nombre más que simpático – Jardín de la cerveza – Beer Garden. Acabamos en esta sala de conciertos que tiene bastante predicamento en Kassel, la Cassallatheater, gracias a su bien cuidada oferta musical y la mezcla de estilos. Allí disfrutamos de un concierto de la norteamericana Emily Hurd, os ponemos un vídeo para que la disfruteis un poco, como nosotros. (Aunque el directo no es comparable)

Y llegamos al miércoles con la estrellaza de este intercambio. El Herkules y los juegos del agua. Ya os contaremos mañana.