Universidad en Alemania

img_6742Penúltimo día en Gottingen de la mano de Andreas, uno de los profesores del departamento de español de la Jacob Grimm. Gottingen es la ciudad universitaria más grande y más cercana a Kassel y también el “alma mater” de parte de nuestros colegas de intercambio alemenes. Nuestro guía estudió y vivió aquí, así que conoce sus calles y su historia y además tiene esa visión del que tiene una ciudad vivida y no sólo sabe donde vivió Gaus o Bismark, también te da noticia de dónde puede comprarse un buen café o en qué lugar hacen unas magníficas tartas.

img_6745Entramos en la ciudad entre bicicletas aparcadas de manera tan abigarrada y confusa que uno duda de que alguien encuentre la suya y varios tenemos la sospecha que todo el muno coge la primera que tiene a mano. La ciudad es llana y en buena parte – la antigua ciudad – peatonal o con poco tráfico, así que invita a coger la bici en todo momento. Contemplamos a la salida de la estación también el monumento a los siete de Gottingen, los intelectuales – entre ellos los hermanos Grimm – expulsados de Gottingen despues de firmar un manifiesto en 1837 en contra de las medidas arbitrarias y absolutas del rey  Ernesto de Hanover, cosas de los reyes absolutos de la época. Aquí teníamos a Fernando VII (le acabábamos de dejar de tener) y por aquí a este “poco liberal” Ernesto.

img_6743Entramos a la ciudad por una arbolada calle flanqueada por las casas de los profesores de la universidad que en pocos metros cruza un pequeño canal y te situa a las puertas de la antigua biblioteca universitaria y de una de las primeras aulas de la misma. Desde allí atravesamos la calles centrales para llegar a la escultura de “el baile” que marca el centro de la ciudad y que aquí llaman el ombligo. De ahi subimos al teatro, pasando por una de las más antiguas editoriales alemanas y conocimos también las curiosas formas de hacer amigos que los universitarios con más testosterona gastan por aquí en algo que podriamos llamar “hermandades”. Un paseo corto nos llevó a la puerta de la universidad. La universidad no es un edificio espectacular o vistoso como el de la de Salamanca, se trata de una obra clásica tan rigurosa y serena que cuesta que despierte emociones. La plaza, ajardinada y cerrada por la antigua Mensa (el restaurante universitario) resulta de todos modos agradable y sobre todo tranquila.

img_6746Desde la universidad bajamos hacia la Rathaus viendo algunos viejos edificios medievales de entramado de madera y terminamos en la plaza del ayuntamiento -Rathaus- contando la tradición de la chica de los gansos, esa fuente donde los doctores de Gotingen se encaraman para celebrar su ciencia recién estrenada. Lamentablemente la fuente estaba rodeada por un mercadillo – aquí les tienen mucha afición – y no destacaba tanto como la recordábamos de otras veces. Aconsejaos entrar en el Ayuntamiento, que tiene una sala de reuniones magnífica y nos dimos un tiempo libre que dedicamos a las tres ces, caminar, comer y comprar. Un clásico de cualquier visita en este intercambio.

img_6784A la tarde nos esperaban en la HHS para despedirnos como suelen hacer. Reuidos en la sala de música los alumnos alemanes nos dieron un concierto mientras las familias asistentes iban trayendo cada una un plato preparado en casa para disfrute de todos los presentes. NI que decir tiene que sobró comida a pesar de nuestra legendaria hambre milenaria. Sentados alrededor de las mesas unos y otros charlamos un rato y finalmente todos los correspondientes – alemanes y españoles – se sentaron en el patio ajardinado que sirve de eje a la escuela y comenzaron con una despedida que acabaría horas más tarde ya entre ellos y de manera más particular.

El viernes es el día de las maletas, los aeropuertos y las despedidas. Todo termina y esto no es una excecpción.

img_6790